El valor del mundo rural

mundo-rural

Hoy quiero reivindicar y poner en valor al mundo rural y a todas las personas que diariamente vivimos y trabajamos en él. Sin menospreciar en absoluto a quien reside en las ciudades.
Para mí las áreas rurales y sus habitantes son el alma de un país. Mantener el mundo rural vivo y con dignidad, garantiza la conservación de nuestros pueblos, campos, bosques, caminos, ríos, fauna silvestre…

Hoy he leído en el fb: “sin agricultores no hay comida”. Yo añadiría también a pescadores y ganaderos.

El año pasado tuve un cliente de Barcelona que estuvo cinco días alojado con su familia. Realizó varias rutas por la Selva del Irati, vio como trabajamos en la huerta, como cortábamos la leña para el invierno. Conoció a nuestro vecino y su actividad con las ovejas y la forma de elaborar el queso. Se enamoró de la belleza de las vacas pirenaicas. Sus niños alucinaron con los caballos que habitan las praderas del Irati. Aunque bien es cierto que no todo es tan idílico y también existen penurias y sombras como en otras latitudes.

El último día cuando se despidió me dijo: tras cinco días con vosotros me doy de cuenta que existe otro mundo distinto al mío y que además funciona.
Quizás haya sido uno de los mayores halagos que he recibido en los últimos tiempos.